La verdadera historia tras el origen del 8M

La falsa versión del incendio en la fábrica textil ha tenido como consecuencia la invisibilización del papel de la mujer en la Revolución Rusa

Han sido las versiones que rodean el orígen del Día Internacional de la Mujer., al menos en cuanto a lo que al feminismo hispanohablante respecta. Sin embargo, la mayoría de estas cuentan con información inexacta, algunos errores o son derechamente falsas.

Resultado de imagen para international women day

El más claro ejemplo de ello es la clásica historia sobre el supuesto incendio en la fábrica textil que acabó con la vida de 129 trabajadoras en Nueva York. Existen versiones de este relato que aseguran que las trabajadoras fueron encerradas en la fábrica por el dueño, para luego prenderles fuego y quemarlas vivas.

Incluso unas van más allá de lo creíble, como la que asegura que el violeta como símbolo del feminismo se debe a esta supuesta masacre, pues para ese momento las mujeres trabajaban con telas de ese color, las cuales al quemarse “emanaron un característico humo violeta que pudo verse desde kilómetros a la redonda”.

Sin embargo, te sorprenderás al saber que esta historia – que se enseña en escuelas y universidades como una realidad- sólo es conocida en los países hispanohablantes, y que incluso en el feminismo de habla inglesa la versión sobre el origen del Día de la Mujer es totalmente distinta, mucho más relacionada con las mujeres obreras y el socialismo

Lo que en realidad sucedió

El día de la mujer se celebró por primera vez el 28 de febrero de 1909, gracias a la organización de las militantes del Partido Socialista de EE.UU. en un momento en que las malas condiciones laborales contrastaban con los lujos y riquezas con los que gozaban los dueños de las empresas. Bajo ese contexto, las socialistas exigían derechos laborales para las mujeres trabajadoras.

Un año después, en 1910, se realiza en Copenhague la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas. Es en esta se propone por primera vez la creación de un Día Internacional de la Mujer Trabajadora, de la mano de Luise Zietz y Clara Zetkin. La idea no prosperó, pero en Estados Unidos y otros países como Austria, Alemania o Suiza comienza a repetirse esta tradición durante la última semana de febrero en los años venideros.

Es necesario recalcar que las peticiones de las europeas tenían un doble fin, pues las mujeres no sólo exigían derechos laborales, sino que también el poder sufragar, y la creación de un día que las conmemoraba era una buena estrategia para posicionar a la mujer como un sujeto político importante de la sociedad.

Pero sin duda alguna, el hito más importante fue la huelga de trabajadoras textiles rusas el 23 de febrero de 1917 del calendario gregoriano (8 de marzo en nuestro calendario). Esta huelga, llevado a cabo bajo el lema “Pan y Paz” fue la guinda de la torta para la crisis que ya estaba viviendo el Imperio Ruso, y que desencadenó con la abdicación de el Zar Nicolas II.

Resultado de imagen para women strike russia 1917

La huelga de las valientes trabajadoras textiles contra las injusticias sociales y laborales de la Rusia Zarista no sólo fue la acción final que determinó el fin de esta, sino que también fue el primer paso para la Revolución de Febrero y la posterior Revolución de Octubre (dato que inexplicablemente no se enseña en las escuelas cuando se pasa la historia de la Revolución Rusa).

Es en ese mismo año que, gracias a Alexandra Kollontai y Lenin, se decide conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora en honor a las revolucionarias que se levantaron frente a la tiranía del Imperio Ruso.

De todas formas, esta celebración fue considerada en un principio sólo entre países socialistas como la España Republicana o China. Esto se acentuó aun más en la Guerra Fría, debido a que por el origen socialista del día, no fue conmemorado por ningún país hasta 1975, cuando la ONU oficializa el Día Internacional de la Mujer.

La falsa versión del incendio del 8 de marzo de 1908

Si bien esta historia es la más conocida, lo cierto es que tiene muchas variaciones. Se dice que el 8 de marzo de 1908 hubo un incendio en la Cotton Textile Factory, provocado por el dueño, quien ante la protesta de sus trabajadoras por mayores derechos laborales, no encontró nada mejor que encerrarlas y prenderles fuego para que murieran calcinadas.

Sin embargo, nunca existió una fabrica de tal nombre, es cosa de buscarla en la versión de Google en inglés (algo raro si consideramos que el incendio supuestamente ocurrió en Nueva York. De todas formas, si es cierto que se quemó una fábrica textil en aquella ciudad, la Triangule Shirtwaist Factory, en donde murieron 154 obreras textiles. El problema de esta versión es que este incendio ocurrió en 1911, cuando ya se llevaba celebrando hace dos años el Día de la Mujer Trabajadora.

Resultado de imagen para triangle shirtwaist factory

También esta historia asegura que las mujeres fueron encerradas por su dueño y quemadas vivas. Esa versión es falsa, pues encerrar a lxs trabajadorxs era una práctica común de la época, medida que se tomaba para evitar que se escaparan en horario de trabajo. Además el incendio no fue intencional.

Sin duda alguna, la creación de esta falsa versión del origen del 8M responde a una medida anti izquierdista que busca borrar la génesis socialista y obrera de la fecha, lo cual ha tenido como consecuencia la invisibilización del papel de la mujer obrera en la Revolución Rusa y la búsqueda de un mundo más justo e igualitario.

Desde La Causa enviamos un saludo a las compañeras que día a día luchan para abolir este sistema patriarcal.

La Revolución será feminista o no será